Wednesday, 10 May 2017

¿Neobanco, Virtual Bank? No, Fintech

En los últimos días he tenido la ocasión de asistir a un par de eventos organizados por Finnovista: el Fast Track Madrid de Startbootcamp Fintech en Mexico City donde participé como mentor, así como el Pitch Day Madrid de Mayo. Ambas grandes oportunidades para tomar el pulso de la industria fintech española.

En ellas pudimos ver presentaciones entre otras de BNext, así como  de Fintonic. La primera, una prometedora fintech en fase beta y la segunda una de las fintechs más consolidadas del panorama fintech español con mas 400.000 usuarios activos.

Lo que me llamó la atención es como ambas se definen: Fintonic ya no se define como un PFM, sino como un Virtual Bank, y BNext se definió inicialmente como un neobanco pero a lo largo del pitch también se definió como marketplace bank, challenger bank y también virtual bank. Esto demuestra, en mi opinión, que aún no hemos encontrado un término que defina a los nuevos proveedores no bancarios de servicios financieros.

Es cierto que ya casi todos aceptamos que los productos financieros ya no tienen por qué ser creados y distribuidos por bancos:

“Banking is necessary, banks are not”
Bill Gates

“Banking is no longer somewhere you go, it´s something you do”
Brett King

El problema surge cuando queremos dar nombre a aquellos jugadores que no siendo bancos están haciendo “banking”, ya que no encontramos un único término (neobank, challenger bank, virtual bank, etc.).

Mi propuesta para aclarar esta situación pasa por definir qué no son y para ello propongo partir de la definición de un banco. ¿Qué es, pues, un banco?

“Un banco es una empresa que tiene por objeto la captación de dinero del público para invertir por cuenta propia en operaciones de crédito, añadiendo a esta función canalizadora, la asunción del riesgo de insolvencia de los prestatarios y riesgo de liquidez que se origina al transformar los plazos”
Banco de España

Por tanto, sabemos que ni BNext ni Fintonic son un banco, ya sea neo, digital o virtual. No lo son. ¿Qué son? Bueno, de momento lo que sabemos es que son fintechs y probablemente en unos meses sean también AISP (Account information Services Providers) regulados bajo la PSD2.