Tuesday, 12 August 2014

Reino Unido quiere liderar la industria FinTech


Y así lo ha afirmado recientemente George Osborne, Chancellor of the Exchequer del Reino Unido en el lanzamiento de Innovate Finance, una organización que reúne a distintos actores del ecosistema financiero del Reino Unido y que pretende acelerar el liderazgo del país en el sector financiero apoyando a los nuevos innovadoras. De acuerdo a Accenture, el Reino Unido ya lidera este sector a nivel europeo. En 2013 Reino Unido e Irlanda representaron el 53% de los acuerdos y el 69% de las financiaciones en operaciones relacionadas con empresas FinTech; y lo que es mas importante aún, desde el año 2011 el crecimiento medio es el doble que el registrado a nivel global o en Silicon Valley.

¿Qué papel pueden jugar los gobiernos en fomentar la innovación y las nuevas empresas FinTech? Muchos opinan que un papel secundario y nada relevante si miramos los últimos ejemplos innovadores y disruptores en el mercado como PayPal, M-Pesa, Square, Braintree, LevelUp, etc., todas ellas iniciativas privadas, no públicas. Sin embargo, existen algunas excepciones en las que la iniciativa pública ha resultado en la creación de plataformas que han fomentado la innovación. En el Reino Unido el ejemplo mas claro ha sido Faster Payments que desde 2008 ha permitido a los usuarios bancarios del Reino Unido enviar transferencias entre bancos en tiempo real, y lo que es aún más importante, ha servido de infraestructura para el desarrollo de distintos servicios innovadores en pagos como Pingit, Paym, Buyit o Zapp que sin Faster Payments no hubieran podido llegar a ser un éxito.

Así mismo, el gobierno británico ha sido muy activo en los últimos años en introducir iniciativas para incrementar la competencia en el sector bancario, muy concentrado en los cuatro grandes bancos. El Banco de Inglaterra ha bajado el nivel de capital así como algunos otros requerimientos para solicitar una licencia bancaria, y el Payments Council lanzó en Septiembre del año pasado el Current Account Switch Service, que permite a cualquier cliente traspasar todas sus posiciones de su cuenta corriente (incluyendo transferencias y domiciliaciones) de un banco a otro en una semana y de manera fácil y sencilla. El objetivo es facilitar la entrada de nuevos competidores como Metro Bank, Tesco Bank, M&S Bank, Virgin Money, Atom Bank, etc.

Osborne tiene claro que los gobiernos pueden y deben crear el mejor entorno para que la innovación financiera pueda desenvolverse. Y para garantizar que el Reino Unido mantiene su liderazgo en el ámbito FinTech en Europa y consigue el liderazgo mundial después, el Chancellor ha anunciado las siguientes iniciativas:

- Impuestos: nuevos incentivos, reducción en el porcentaje de beneficios a pagar por patentes, así como la introducción de los préstamos p2p dentro del programa de productos con ventajas fiscales ISA (Individual Savings Account)

- Inversión: extensión en otros 100 millones de libras del British Business Bank Programme, un programa que pretende facilitar la financiación a pequeñas empresas y start ups, allí donde el mercado de crédito tradicional no llega.

- Regulación: el Gobierno obligará a los grandes bancos a compartir la información sobre pequeños negocios a los cuales han rechazado alguna financiación.

- Anticipación: el Gobierno lanzará un nuevo Spectrum Strategy que permitirá al país estar preparado para el Internet de las Cosas, así como el lanzamiento de una consulta sobre como dotar al país con la mejor infraestructura digital para el futuro y aprovechar las ventajas del 5G

Finalmente, el gobierno británico promocionará al Reino Unido como la capital mundial del sector FinTech a través de sus embajadas y delegaciones comerciales, de manera que sea el destino global predilecto para el establecimiento de una compañía FinTech.

Toda una batería de medidas que han sido muy bien recibidas y que colocan al Reino Unido en la dirección correcta para liderar la industria FinTech a nivel global. Anuncios recientes como el del Banco Santander que ha decidido lanzar su Santander FinTech Fund en Londres y gestionarlo desde su filial británica parecen indicar que el Reino Unido is on track.